—¡Aló, soporte técnico!
—¡$#%&%/$!...

—¡#%&#)*!...
—¡Listo! ya está arreglado, que tengas un buen día.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

El retrato al paisajista


El retrato al paisajista
Por: Manuel A. Hernández Giuliani

El retrato no es tarea sencilla y tampoco producto de la casualidad, hay quien dice que “el retrato no es un accidente”; opinión que comparto en cada una de sus palabras. Esta disciplina fotográfica conlleva un compromiso para lograr esa conversación y comunión entre el retratado y su retratista. Busca transmitir la naturaleza de la persona en su más sincera expresión sin ser un mero registro o instantánea espontánea del momento. A pesar de este diálogo, al final, es el observador quien interpreta el retrato según su bagaje cultural y la completa.


La experiencia del arte de retratar se lleva al límite cuando el retratado es aquella persona que te ha enseñado a realizarlo, esa persona que te ha guiado, te ha criticado con dureza tus fotografías, el que no dejó pasar ningún detalle para que tu siguiente trabajo fuese mejor. Por tal motivo la duda te invade en ese momento cumbre, incluso para tomar la decisión si tomar o no el retrato.

De por si atreverse a solicitarle que se deje retratar contigo es un desafío para ambos. Aceptar el reto de tu parte es compromiso para hacerlo bien, llenar tus propias expectativas y por supuesto las del retratado. El retratado en cambio te entrega ese espacio de tiempo, dejándose guiar sin prejuicios ni opiniones y sencillamente disponiéndose a ser retratado. Te concede su seguridad y su confianza.

La escena de nuestro retrato no puede ser otro que un paisaje para dar la mejor representación de esta persona combinando sus mayores pasiones fotográficas: el retrato, el paisaje y la película en una cámara analógica y manual del siglo pasado.

El aporte del retratista, además de la puesta en escena y ejecución de la fotografía, es el formato 6x4.5 que sabiendo que es el formato más “odiado” por su maestro se lo deja saber un milisegundo antes de disparar el obturador.

Así veo yo al maestro de la fotografía Ricardo Peña Bacalao.



elfotovoyeur, Neg. ByN 6 x 4.5 escaneado. Galipán, Parque Nacional El Avila 2012



Blog: ElFotoVoyeur
Twitter: @elfotovoyeur

2 comentarios:

Rafael Baralt dijo...

Buen escrito Manuel, un compromiso enorme el retratar a quien te ha enseñado a hacerlo. Es algo así como escribir la biografía de quien te enseñó el arte de la creación literaria.

Un abrazo amigo,

Rafael Baralt
@rbaralt

Patricia Archila dijo...

Excelente excelente excelente lo que escribes Manuel.

Sí, definitivamente es un reto para ambas partes, el retratado y quien va a retratar, es entrar a un mundo desconocido(ambas partes)y mejor es la interpretación que le darán después a la fotografía, el mensaje, el sentimiento que ella transmite.

Indudablemente después de esas críticas y de ver cada detalle de la fotografía, se hace más retador darle click a tu cámara y obtener esa gran imagen... Maravilloso momento!!

Gracias por compartirlo
Excelente Maestro - Ricardo Peña

Patricia Archila
@parchila